Algunas playas y ríos de nuestro país son el hábitat natural de animales silvestres que pueden reaccionar de forma negativa cuando sienten que su territorio ha sido invadido.